Técnica fisioterápica con la cuál se logra aliviar los dolores musculares y mejorar una lesión al aplicar tiras de colores elásticas sobre la piel.

Esta técnica permite el movimiento de la zona afectada a la vez que nos da una estabilidad muscular y articular ayudando a mejorar la contracción del músculo debilitado.

La tira adhesiva que el terapeuta coloca sobre la piel de una determinada manera sea cual sea su aplicación reduce la inflamación y mejora la circulación de la zona. Ésta actúa levantando la capa de la piel haciendo que haya más espacio para que el flujo de sangre y tejidos linfáticos sea mejor, y ayudando a eliminar las sustancias de desecho.

Es una técnica muy efectiva en el alivio del dolor de nuestros pacientes porque quita presión sobre los receptores y terminaciones nerviosas que detectan nuestro dolor.