10 cosas que no sabías acerca del dolor (parte 1)

El dolor es definido por la IASP (Asociación Internacional para el Estudio del Dolor) como una “experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con, o similar a la asociada con, daño tisular real o potencial” (2020). Anteriormente la IASP daba otra definición: “Experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a una lesión tisular evidente o probable, o descrita en términos de dicho daño”.

Son parecidas, ¿verdad? En la definición más actual se ha suprimido la palabra “descrito”, ya que una persona puede no describir y sí sentir dolor. La nueva definición hace que el dolor sea un concepto más general. También se ha suprimido el concepto de “lesión tisular”, ya que hay veces en las que el dolor existe sin que podamos verlo.

Existen varios tipos de dolor. Entre ellos están el dolor agudo y el dolor crónico: el primero de ellos está más relacionado con un daño en los tejidos (es el típico que aparece cuando nos damos un golpe) y tiene una finalidad protectora. Sin embargo, el dolor crónico es aquel que, a grandes rasgos, dura más de 3 meses y que no tiene una finalidad de protección.

Es una experiencia que prácticamente todo el mundo hemos experimentado, en mayor o menor medida, pero ¿Cuánto conocemos sobre el dolor?

1. El dolor se genera en el cerebro

Un estímulo doloroso que no llegue al cerebro no será interpretado como dolor. Ya lo dijo Mark Connan con su famosa frase “No brain, no pain«.
Existen células (neuronas), encargadas de transmitir la señal dolorosa hasta el cerebro, pasando por la médula espinal. Estas neuronas también se denominan nociceptores.

Una vez en el cerebro, se activarán unas áreas específicas del mismo, donde se procesa toda la información y se genera una respuesta en forma de dolor.

Por otro lado, está la nocicepción, que es la detección de estímulos nocivos por parte de los nociceptores. Dicha nocicepción es el camino más común hasta llegar al dolor, aunque como veremos más adelante, no es ni suficiente ni necesaria para generar dolor.

2. La cantidad de dolor que llega al cerebro se puede cambiar

El dolor puede ser modulado y controlado en cierta medida, mediante la modulación endógena, ya sea en el cerebro o en la médula espinal. La modulación endógena no es consciente, por lo que no puede ponerse en marcha de forma voluntaria. Consta de dos circuitos paralelos.

Células OFF: este conjunto de células se generan en el cerebro y llegan hasta la médula espinal. Actúan como un circuito inhibidor que frena la cantidad de información que se transmite desde la periferia hasta la médula espinal. Con la activación de esta vía se liberan endorfinas que van a ayudar a disminuir el dolor. El ejercicio activa esta vía de células OFF. A modo de metáfora, es como si le echamos agua (activación de las células OFF) a un incendio: con el agua apagamos o disminuimos el fuego (dolor).

Células ON: estas células también se generan en el cerebro y llegan hasta la médula espinal. Es un circuito excitador que aumenta la cantidad de información que se transmite desde la periferia hasta la médula espinal, facilitando la transmisión de información nociceptiva. Siguiendo con la misma metáfora, esta vez en vez de echar agua para apagar el incendio, echamos leña, lo que provocará que el incendio (dolor) sea mayor. El equilibrio entre estos dos circuitos determina la cantidad de información dolorosa que llega al cerebro. En personas con dolor predominará la vía ON.

«Dolor es lo que siente el paciente que dice que tiene dolor»

McCaffery, 1968

3. El dolor crónico se cuenta en millones (de personas y de euros)

2020 es el año dedicado a la prevención del dolor. El dolor es una “pandemia» silente que afecta a muchas personas. Los últimos datos nos dicen que 1 de cada 5 europeos tiene dolor crónico. 80 millones de europeos sufrieron dolor en el último mes, y 11 millones de ellos sufren dolor de manera “intensa”.

En España hay dos estudios que reflejaron las personas que sufrían dolor crónico. El último de ellos data de 2011, y se obtuvieron unos datos sorprendentes: 7.8 millones de millones de personas sufren dolor crónico en el año 2011 en España, lo que supone el 17% de la población.

El dolor crónico también afecta en el apartado económico, ya que cuesta anualmente alrededor de los 16.000 millones de euros, lo que supone un 4.21% del PIB anual.
Si quieres aprender más del dolor crónico te invito a que veas el siguiente vídeo:

Dolor crónico

«El que sabe de dolor, todo lo sabe»

Dante, s.XIII

4. El dolor agudo nos protege… ¡y es necesario!

El cerebro quiere nuestra supervivencia y para ello está dolor agudo, como hemos dicho anteriormente: si nos quemáramos con un radiador y el cerebro no nos avisara del peligro con dolor, no quitaríamos la mano rápidamente y la probabilidad de una lesión mayor aumentaría.

Esto mismo ha sido fruto de la evolución a lo largo de la historia: pasaba lo mismo con nuestros antepasados ya que si, por ejemplo, se cruzaban con un animal que les atacara y no les doliera, la próxima vez que se cruzasen con ese mismo animal, les volvería a pasar lo mismo, con lo que sus probabilidades de sobrevivir y reproducirse disminuirían.

Es imprescindible el dolor agudo para nuestra supervivencia y nuestra vida, así que la próxima vez que el pico de la mesa se dé un golpe contra tu meñique del pie piensa que, si no sintieras dolor en ese momento, no verías hasta pasado unos días cómo se te pone de morado!

5. Jo Cameron, la mujer que no siente dolor

Llegando al extremo, hay personas que son capaces de no sentir dolor. La mayoría de estas personas no son capaces de llegar a la edad adulta debido a que están expuestos a muchos peligros que sus cuerpos no identifican como peligrosos.
Uno de los casos más conocidos es el de Jo Cameron, una mujer de 71 que no siente dolor. Asegura que sus heridas cicatrizan con gran rapidez y pocas veces ha sentido miedo o ansiedad.

Esto es debido a mutaciones genéticas que han propiciado que no sea capaz de experimentar el dolor. A continuación, un artículo que habla más en profundidad de su caso en el periódico The New York Times: https://www.nytimes.com/es/2019/04/01/espanol/sin-dolor-sin-ansiedad.html

Jo Cameron

Con estas 5 curiosidades acerca del dolor nos despedimos por hoy, familia. Si quieres saber cuáles serán las siguientes 5 debes estar atento al blog, ya que en unas semanas publicaremos la segunda parte

¡Síguenos en nuestras redes sociales y no te pierdas nada! @FisioLILS

¡¡Hasta la próxima!!

Preparación y recuperación en el embarazo

Buenas en el artículo de hoy vamos hablar de por qué es importante realizar Pilates (supervisado siempre por un experto), para cuidar nuestro cuerpo durante el embarazo facilitando el parto y después para mejorar tu recuperación. 

¿Qué nos ocurre?

A nivel muscular

Durante las 40 semanas de embarazo nuestro centro de gravedad sufre un cambio por el aumento de volumen de nuestra faja abdominal y tras el parto este centro de gravedad debe volver a su lugar fisiológico. Nuestra postura corporal por tanto se ve afectada, con el consecuente acortamiento de unos músculos y alargamiento de los contrarios. Cuando nuestro cuerpo no es capaz de compensar los efectos que éste cambio supone en nosotras es donde ocurren los síntomas secundarios tales como: ciática, lumbalgias, sobrecarga muscular en la espalda, dolor en las caderas, mala circulación de piernas, fascitis, diastasis…

Psoas e ilíaco

Este cambio en nuestra postura con el embarazo comienza en la zona de la pelvis que sufre un movimiento llamado anteversión en el cuál nuestra pelvis se orienta hacia el suelo provocando una hiperlordosis lumbar (aumento de la lordosis fisiológica) esto en ocasiones se acompaña de un aumento de tensión en el músculo psoas e ilíaco. 
Dicho músuculo se encuentra localizado desde la última vértebra dorsal (T12) sigue por las lumbares L1 hasta la L5 y S1, recorre toda la cresta ilíaca y se inserta en el hueso del femur. Es responsable de muchos dolores lumbares y es muy propenso al acortamiento. 
La estabilidad de nuestra lumbar depende de nuestro diafragma, suelo pélvico, musculatura intrínseca de la columna y el transverso del abdomen. Y es aquí donde una buena actividad guiada tanto en el embarazo como en el post-parto puede ayudaros, ya que éstos son los principales pilares de nuestro trabajo en las clases.

Como consecuencia de esta modificación de la pelvis, suele acompañarse una rotación externa de nuestras caderas por lo que abriremos nuestro apoyo en los pies y nuestra base de sustentación, para ser capaces de mantener el equilibrio. En nuestras clases trabajamos de manera frecuente la propiocepción y el equilibrio de nuestro cuerpo para ser capaces de contrarrestar dicha falta. 
Es frecuente que con el paso de las semanas se produzca un aumento en el tamaño y peso de nuestro pecho. Según especialistas ésto también modifica la biomecánica de nuestra espalda modifica de nuevo nuestro eje corporal.

Nuestra musculatura del cuello y de espalda se activará más y trabajará de manera incorrecta. Por ello debemos trabajar el fortalecimiento de la musculatura y el estiramiento de los músculos de la zona anterior del cuerpo para contrarrestar el aumento de la cifosis en nuestra zona dorsal. 

A nivel visceral

También vamos a hablar de cómo cambia nuestro cuerpo a nivel interno. No solo a nivel anímico y hormonal que seguro que todas vosotras ya habéis leido mucho al respecto, sino a nivel visceral. Sí, a nivel visceral ya que nuestro bebe va creciendo en nuestro útero y poco a poco va instalándose en toda nuestra cavidad abdominal sin pedir permiso.

Por todo ello hay un desplazamiento de la posición normal de las visceras, una disminución del peristaltismo abdominal entre otros y nos ocasionan síntomas como el reflujo gastroesofágico, digestiones pesadas, estreñimiento
Es muy importante que tras el parto o cesárea todo vuelva a ocupar su lugar fisiológico ya que si no nuestro cuerpo no volverá a recuperar la normalidad a nivel interno. 

Las claves de nuestro método

Las claves de trabajo en nuestro centro FisioLILS por tanto son: 

Mejorar la movilidad y relajación del diafragma a través de un correcto patrón respiratorio durante las clases de Pilates embarazo, y en nuestras clases de hipopresivos y de entrenamiento post-parto. 

Una activación del transverso abodminal desde la cuál sean capaces de realizar los ejercicios de forma correcta, dando prioridad a la calidad del ejercicio en lugar de la cantidad del mismo.

Restaurar la fuerza de las estructuras intrínsecas y extrínsecas de la pelvis y el suelo pélvico en todas nuestras sesiones. 

Enseñar y activar la elongación axial que potencie nuestra musculatura profunda de la columna vertebral.

 Normalizar nuestra postura, buscando una postura fisiológicamente correcta y que no nos ocasione dolor posterior: fortaleciendo los músculos que están debilitados por el embarazo y estirar los músculos que se han quedado acortados (responsables del mantenimiento de nuestra postura).

Conclusión

Podemos minimizar los efectos físicos del embarazo utilizando una de las mejores medicinas de todos los tiempos: el movimiento.

Cuidándonos nosotras cuidaremos de nuestros pequeños. Así que, no esperes más y empieza desde ya.


Diafragma, dónde estoy y qué puedo hacer

En nuestro artículo de hoy queremos hablarte de algo importante en nuestro día a día. «Alguien» que trabaja de manera inconsciente pasando desapercibido y que es de vital importancia en muchos aspectos. Nos referimos al DIAFRAGMA, queremos explicaros su importancia, y sus relaciones con nuestro bienestar psíquico y físico.

El equipo de FisioLILS, le da mucha importancia a la respiración, al correcto funcionamiento y movilidad de nuestro DIAFRAGMA y te invitamos a que descubras por qué tenemos que cuidar de él y prestarle más atención de la que normalmente le damos.

Por si aún no lo sabías es el músculo respiratorio (inspiratorio) más importante y puede influir en nuestro funcionamiento respiratorio, causarnos dolores viscerales, ocasionarnos contracturas musculares en la espalda, hacernos mantener una mala postura entre otras cosas…

Los problemas más comunes que nos ocasionará un bloqueo diafragmático son:

Dolor en la zona dorso lumbar y cervical

– Puntos dolorosos en el reborde costal.

Dolor en boca de estómago, digestiones difíciles, hipo.

– Sensación de ahogo, no poder respirar bien, ansiedad, estrés…

Pinchazos en el pecho,sensación de carga en la boca del                                                          estómago y en algunos casos insomnio. 


¿Qué es?

Es el músculo respiratorio inspiratorio más importante como hemos dicho antes. Está situado encima de las vísceras (estómago, hígado…) Tiene forma de paracaídas que se engancha a nuestras costillas inferiores, tanto por delante como por atrás y a las vértebras desde la zona dorsal hasta la última lumbar.

El movimiento de nuestro DIAFRAGMA consiste en bajar o descender cuando cogemos aire, inhalar y al soltar aire o exhalar, el DIAFRAGMA asciende.

Os ponemos el ejemplo de un desatascador, para que entendáis como funciona. Cuando sube ejerce una succión muy beneficiosa para prevenir diversas patologías a nivel visceral, suelo pelvico, hernias… Es por ello que el buen funcionamiento del diafragma es tan importante en nuestra labor de PREVENCIÓN.


Seguro que te estás preguntando por qué se bloquea tu DIAFRAGMA.

Pues bastante sencillo y complicado a la vez; situaciones de estrés, miedo, angustia o preocupaciones, son estados emocionales de activación simpática, que alteran su buen funcionamiento. Estos estados aumentan nuestro ritmo cardíaco, y secundariamente alternan el ritmo respiratorio. Esto nos genera un exceso de tensión en el DIAFRAGMA y provoca el famoso «bloqueo diafragmático» del que hablamos hoy.

No sólo el campo emocional puede ser el causante. Nuestro DIAFRAGMA es punto convergente de las cadenas musculares y punto importante para las tensiones fasciales. Es decir, nuestro DIAFRAGMA recibe las tensiones musculares que suben desde las piernas y las que bajan procedentes de la cadena muscular superior. Está es la principal razón por la cuál el correcto funcionamiento y movilidad de nuestro DIAFRAGMA repercute en nuestra postura corporal.

Y a su vez una correcta postura nos facilita una buena movilidad y no tensión en nuestro DIAFRAGMA.

Si no le prestamos la atención y el trabajo de conciencia corporal necesario nuestra respiración y por lo tanto la oxigenación se vera disminuida y aparecerán bloqueos en el sistema digestivo, circulatorio, piernas cansadas, varices, problemas suelo pélvico, etc…


¿Cómo podemos relajarlo?

Lo primero sería acudir a un buen terapeuta para que te realice un correcto diagnóstico de tu problema. En nuestro centro FisioLILS contamos con profesionales que mediante técnicas manuales te ayudarán a valorar cómo está tu diafragma y lo tratarán . Por otra parte, a continuación os dejamos un vídeo en el que desde casa podéis trabajar para relajarlo y aliviar dichas tensiones.

Para evitar que nuestro DIAFRAGMA se bloquee lo mejor es ser conscientes de nuestra respiración y hacerlo bien. En esto las disciplinas como Pilates o Yoga pueden ayudarte.

Por último recordarte que el DIAFRAGMA forma parte del «core» al igual que nuestro suelo pélvico, uno cerrándolo por la parte superior y el otro por la parte inferior. Ambos están íntimamente relacionados y el correcto funcionamiento de uno influye en el otro y viceversa.

Os dejamos un vídeo con el que podréis trabajar vuestro «core».

Rutina de CORE, ayuda a tu diafragma

No olvidéis que cuando éste trabaja de manera correcta y coordinada en su conjunto, es centro de gravedad, de estabilidad y de energía del cuerpo además del perfecto aliado para prevenir las disfunciones del suelo pélvico.


Relaja tu diafragma, cuídale

Conclusión: Las tensiones diarias, el estrés, la ansiedad, la angustia, la depresión, el miedo, el dolor, los malos hábitos y las malas posturas… repercuten directamente sobre el DIAFRAGMA haciendo que se tense y esto nos ocasionará consecuencias.

Esperamos que te haya aclarado situaciones y dudas. Ojalá esta entrada te haga reflexionar sobre qué estas haciendo bien y qué estas haciendo menos bien para cambiarlo.

Recordad que el bienestar y la salud está al alcance de todos, en manos de buenos profesionales y con constancia TODO es posible.

Hasta el próximo domingo familia.

¿Por qué acudir al fisioterapeuta cuando no te duele nada?

¿Por qué esperar a estar lesionado para acudir al fisioterapeuta?

En LILS, los fisioterapeutas tenemos una labor fundamental la prevención.

La mayoría de nosotros solemos acudir cuando notamos molestias, dolor, perdida de movilidad o inflamación entre otros síntomas que nos impiden realizar de manera correcta nuestras actividades deportivas o de la vida diaria.

Todo lo que tienes que recordar es Prevención. Desde el equipo de FisioLILS nuestra labor como fisioterapeutas es la de ayudaros a prevenir posibles lesiones o patologías, y esto puede hacerlo si venís a visitarnos antes de estar lesionados. Nuestro equipo multidisciplinar de entrenadores, fisioterapeutas, nutricionistas, podólogos… pueden dar con la clave en tu futura lesión.

«…nuestra labor es la de ayudar a prevenir posibles patologías y lesiones…»

Con  un programa individualizado,  diagnóstico exhaustivo, recomendaciones alimentarias, ejercicios específicos de entrenamiento, posturas importantes a cuidar en nuestro día a día… La mayoría de dolores de espalda y articulaciones proviene de una mala postura corporal, o una manera incorrecta a la hora de realizar ejercicios sin supervisión de un profesional;  por lo que visitar a un buen equipo y recibir sus consejos para evitar la disfunción postural es crucial en la prevención.

Recuperar la movilidad de las articulaciones o mantenerla es otros de los motivos que nos pueden llevar a la consulta de nuestro centro sin que sintamos ningún tipo de dolor.

A través de diferentes técnicas de movilidad,estiramientos, puede ayudarnos a mejorar ese rango de movilidad de las articulaciones, que nos dará una mejor calidad de vida.

Queremos que tú objetivo no sea solo vivir un mayor número de años. Nuestro objetivo como profesionales en  el sector es aconsejarte cómo llevar un estilo de vida más activo a través del movimiento, que te ayude a prevenir lesiones y vivir mejor.

En el caso de un deportista, la visita preventiva al centro FISIOLILS tiene un valor especial: nuestros especialistas te indicarán la mejor manera de preparar una competición o un entrenamiento, de modo que no pongamos en riesgo nuestra salud muscular. Cuántos días descansar antes de una competición, cómo proteger nuestras articulaciones… Así como realizar entrenamientos específicos para cada persona en zonas más débiles y propensas a sufrir lesiones. Muy importante en este tipo de trabajo de prevención el entrenamiento propioceptivo entre otros…